11 »El que toque el cadáver de un ser humano quedará ceremonialmente impuro durante siete días.