10 Pues algún día la gente me seguirá.
Yo, el Señor
, rugiré como un león.
Y cuando ruja,
mi pueblo regresará temblando del occidente.