4 «Oh Israel
y Judá,
¿qué debo hacer con ustedes? —pregunta el Señor
—.
Pues su amor se desvanece como la niebla de la mañana
y desaparece como el rocío a la luz del sol.