21 La lengua puede traer vida o muerte;
los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.