28 La lengua mentirosa odia a sus víctimas,
y las palabras aduladoras llevan a la ruina.