11 Los ricos se creen sabios,
pero no pueden engañar a un pobre que tiene discernimiento.