12 Pues el Señor
corrige a los que ama,
tal como un padre corrige al hijo que es su deleite.