25 No hay por qué temer la calamidad repentina
ni la destrucción que viene sobre los perversos,