7 No te dejes impresionar por tu propia sabiduría.
En cambio, teme al Señor
y aléjate del mal.