29 Pues los dones de Dios y su llamado son irrevocables.