12 Es cierto, cada uno de nosotros tendrá que responder por sí mismo ante Dios.