28 Así que somos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe y no por obedecer la ley.