8 Sí, qué alegría para aquellos
a quienes el Señor les borró el pecado de su cuenta»
.