14 ¿Estamos diciendo, entonces, que Dios fue injusto? ¡Por supuesto que no!