27 Pero tú siempre eres el mismo;
tú vivirás para siempre.