32 La tierra tiembla ante su mirada;
las montañas humean cuando él las toca.