122 Te ruego que me des seguridad de una bendición.
¡No permitas que los arrogantes me opriman!