18 Abre mis ojos, para que vea
las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas.