3 Los hijos son un regalo del Señor
;
son una recompensa de su parte.