10 Aunque mi padre y mi madre me abandonen,
el Señor
me mantendrá cerca.