15 No podemos escapar de la constante humillación;
tenemos la vergüenza dibujada en el rostro.