3 Dios mismo está en las torres de Jerusalén
dándose a conocer como su defensor.