3 Pues me atacan desconocidos;
gente violenta trata de matarme.
No les importa Dios en lo más mínimo.
Interludio