12 Oh Dios, no te quedes lejos;
Dios mío, por favor, apresúrate a ayudarme.