6 Pues nadie en la tierra —del oriente ni del occidente,
ni siquiera del desierto—
debería alzar
un puño desafiante.