12 Él quiebra el orgullo de los príncipes,
y los reyes de la tierra le temen.