12 Te sostendrán con sus manos
para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra.