10 Pero tú me has hecho fuerte como un buey salvaje;
me has ungido con el mejor aceite.