3 Les encargaron hacer la siguiente pregunta a los profetas y a los sacerdotes del templo del Señor
de los Ejércitos Celestiales: «¿Debemos continuar de luto y ayuno cada verano en el aniversario de la destrucción del templo,
como lo hemos estado haciendo durante muchos años?».