39 Así que, hermanos míos, ambicionen el don de profetizar, y no prohíban que se hable en lenguas.