8 El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada uno será recompensado según su propio trabajo.