17 Pero el que se une al Señor se hace uno con él en espíritu.