10 Así que David consultó a Dios:—¿Debo atacar a los filisteos? ¿Los entregarás en mi poder?—Atácalos —le respondió el SEÑOR—, pues yo los entregaré en tus manos.