31 ¡Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra!Digan las naciones: “¡El SEÑOR reina!”