Permanezcamos en Dios

28 Y ahora, queridos hijos, permanezcamosa en él para que, cuando se manifieste, podamos presentarnos ante él confiadamente, seguros de no ser avergonzados en su venida.