29 Entonces el rey le hizo este juramento:—Tan cierto como que vive el SEÑOR, que me ha librado de toda angustia,