30 Entonces Elías le dijo a la gente:—¡Acérquense!Así lo hicieron. Como habían dejado en ruinas el altar del SEÑOR, Elías lo reparó.