38 —De acuerdo —le respondió Simí al rey—. Yo estoy para servir a Su Majestad, y acataré sus órdenes.Simí permaneció en Jerusalén por un buen tiempo,