5 y allí mismo se le apareció el SEÑOR en un sueño, y le dijo:—Pídeme lo que quieras.