38 si luego cada israelita, consciente de su propia culpa,a extiende sus manos hacia este templo, y ora y te suplica,