5 Samuel insistió:—¡Que el SEÑOR y su ungido sean hoy testigos de que ustedes no me han hallado culpable de nada!—¡Que lo sean! —fue la respuesta del pueblo.