32 Luego dijo Samuel:—Tráiganme a Agag, rey de Amalec.Agag se le acercó muy confiado, pues pensaba: «Sin duda que el trago amargo de la muerte ya pasó».