16 Cuando David terminó de hablar, Saúl le preguntó:—David, hijo mío, ¡pero si eres tú quien me habla!Y alzando la voz, se echó a llorar.