2 —Está bien —respondió David—. Ya verá Su Majestad de lo que es capaz este siervo suyo.—Si es así —añadió Aquis—, de ahora en adelante te nombro mi guardaespaldas.