16 Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos.a Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así.