7 Aquella noche Dios se le apareció a Salomón y le dijo:—Pídeme lo que quieras.