16 El rey interrumpió al profeta y le replicó:—¿Y quién te ha nombrado consejero del rey? Si no quieres que te maten, ¡no sigas fastidiándome!El profeta se limitó a añadir:—Solo sé que, por haber hecho esto y por no seguir mi consejo, Dios ha resuelto destruirte.