32 Cuando Eliseo llegó a la casa, encontró al niño muerto, tendido sobre su cama.