26 Un día, mientras el rey recorría la muralla, una mujer le gritó:—¡Sálvenos, Su Majestad!