10 Y en cuanto a Jezabel, los perros se la comerán en el campo de Jezrel, y nadie le dará sepultura”».Acto seguido, el profeta abrió la puerta y huyó.